Archivos mensuales: noviembre 2020

Re-Evolución en Salud II: Reconocer las amenazas a nuestros territorios, para actuar colectivamente

Reconocer las amenazas a nuestros territorios, para actuar colectivamente

Para desarrollar una  propuesta como la que planteamos en el artículo anterior, orientada a caminar hacia una Salud Colectiva, se hace necesario observar a Chiloé como un territorio diverso, complejo e histórico y no sólo como un espacio geográfico “alejado o aislado” donde se producen “factores de riesgo”. Nuestro archipiélago es un espacio construido de diversas relaciones entre comunidades y naturalezas, que han sido transformadas violentamente desde la imposición de un sistema basado en la producción y acumulación acelerada de capital para unos pocos privilegiados, que ha trastocado los modos de vida de las comunidades incidiendo en cómo se vive y cómo se muere. Ejemplo de ello son las precarias condiciones laborales de los operarios de salmoneras y el impacto que esta actividad ha tenido en los mares de Chiloé; los altos indicadores de enfermedades crónicas cardiovasculares, que en gran parte se deben a una alimentación que pasó de natural a industrializada; la sobreexplotación del ponpón (Sphagnum moss) y los bosques nativos con fines comerciales o la implementación de vertederos en zonas habitadas y santuarios de la naturaleza. 

Está ampliamente documentado que la sobreexplotación de los recursos naturales, la pérdida de ecosistemas naturales y la disminución de biodiversidad, sumados al calentamiento global, afectan directamente nuestro acceso a recursos básicos y nuestra calidad de vida y además inciden directamente en la generación de enfermedades, en su mayoría zoonóticas, es decir, transmitidas al ser humano por animales, como es hoy el caso del COVID-19, pero también algunas que ya están presentes en nuestro territorio, como la hidatidosis o la triquinosis y otras emergentes, como el tifus de los matorrales, que ha afectado principalmente a habitantes de sectores rurales del archipiélago de Chiloé. 

En contra de cierta retórica tecnocrática, debemos declarar que las anteriores amenazas no representan “un desafío actual” para el sistema de salud público. Simplemente porque nuestro sistema es hoy ciego a este tipo de daños eco-socio-sanitarios que han avanzado progresivamente por todo el archipiélago desde la década de 1980. Son problemas que se han dejado “fuera del box de atención” y, en el mejor de los casos, han sido asociados a los “determinantes sociales de la salud”, quedando para la acción inexistente de un lugar meramente retórico llamado “intersector”.

Participación-Acción. Comunidad de Chelín. Alejandra Leighton Naranjo y Soledad Burgos De La Vega

Pensado desde la Salud Colectiva, el real “desafío post pandemia” es senti-pensarnos como habitantes de un archipiélago que conformamos un sistema de salud en sí mismo y también conectado al resto de la región y al país. Es hacernos conscientes de las amenazas que actualmente enfrenta nuestro territorio y de las que pueden venir, para buscar estrategias familiares, colectivas y también institucionales, que nos permitan potenciar procesos protectores y de resguardo ampliado del buen vivir. Para ello es necesario mirar un poco hacia atrás y ver que hasta hace unas décadas los factores protectores en las islas eran sus recursos naturales y el uso racional y respetuoso de estos; su soberanía alimentaria, es decir, la capacidad de producir localmente sus propios alimentos; el trabajo comunitario y el apoyo entre vecinos. Indudablemente no podemos volver a esos tiempos, pero sí tomar de ellos lo que hoy podamos desde nuestros territorios y comunidades. Es decir, potenciar acciones locales para contribuir a procesos globales de transformación ecológica, social, cultural y sanitaria. Y en lo institucional, ser agentes activos y críticos en demandar al Estado la protección de la salud y bienestar de los habitantes de Chiloé como un derecho humano, no sólo con más hospitales y atenciones de salud curativas, sino con políticas y estrategias integrales de resguardo ambiental; de investigación-acción, educación e información en salud y de apoyo al desarrollo local y comunitario.   

Participación-Acción. Comunidad de Chelín. Alejandra Leighton Naranjo y Soledad Burgos De La Vega

Afortunadamente, para avanzar por esta senda no hace falta “inventar la rueda”, porque hoy todavía resisten en Chiloé (a pesar de los grandes golpes a la biodiversidad y monoculturalidad de la globalización neoliberal) una diversidad de saberes y prácticas de cuidado de la salud de raíces ancestrales y populares. Como propone Sousa Santos (2006) se vuelve necesaria una “sociología de las ausencias” dentro de nuestro sistema de salud, para frenar la invisibilización y discriminación de comunidades, pueblos y movimientos socioambientales que, participativa y soberanamente, ponen en práctica sus propios saberes en salud, con miras a un buen vivir colectivo. Este buen vivir, más allá de la ausencia de enfermedad, se relaciona siempre a un cuidado extenso de la vida, entendida como una profunda simbiosis de diversas entidades humanas, naturales y espirituales en el territorio. Un sistema de salud de Chiloé y para Chiloé debería re-imaginarse a partir de estos aportes desde los propios saberes y experiencias de las y los habitantes del archipiélago.

En las próximas semanas iremos presentando ejemplos concretos de acciones que desde este enfoque de salud colectiva y buen vivir, llevan a cabo personas, familias y comunidades en el archipiélago de Chiloé y en la región de Los Lagos, algunas en forma autónoma y otras en colaboración con los equipos de salud de sus territorios. 

Autores(as):

Ensamble ALAMES Sur Patagonia – MAT 
(Asociación Latinoamericana de Medicina Social – Movimiento por las Aguas y los Territorios)
Alejandra Leighton Naranjo
Andrés Varela Molina
José Osvaldo Vásquez Reyes
Natalia Picaroni Sobrado
Sebastián Medina Gay
Sebastián Nuñez Pacheco
Sindy Urrea Maturana
Soledad Burgos De la Vega
Vanessa Durán Sanzana

[Territorio] Primera reunión de coordinación de organizaciones, asambleas y pueblos originarios del Archipiélago de Chiloé post-plebiscito

El presente domingo 1 de noviembre, a raíz de la propuesta y trabajo de una comisión compuesta por personas de distintas organizaciones del territorio, se convocó a una primera asamblea en línea y abierta, con el objetivo general de analizar el escenario político post-plebiscito.

Alrededor de 58 personas participaron de esta actividad, que comenzó a las 11am. La mayoría de ellas, mujeres y hombres jóvenes y adultos pertenecientes a organizaciones estudiantiles y de base, asambleas territoriales y pueblos originarios, quienes dotaron el espacio con una basta experiencia política que, a su vez, evidenciaba una gran diversidad de posiciones y la capacidad necesaria para escuchar y expresar sus opiniones con respecto al objetivo que les convocó.

Marcha en la comuna de Chonchi, en repudio al violento desalojo de comuneros en CONADI y Municipios en Victoria, Ercilla y en Castro.

¿Coordinación o Articulación Territorial?, ¿trabajar, o no, en pro del proceso político-institucional?, ¿crear un programa de trabajo coordinado y con un horizonte común?; entre otros temas, estos han sido el foco de las discusiones políticas generadas en el espacio. Las que fueron confluyendo finalmente en la posibilidad de generar una “Red de Organizaciones Territoriales del Archipiélago”, pero no como un concepto estrictamente consensuado, sino como un reflejo, por ahora temporal, de un sentimiento común de organizarse para trabajar de forma cohesionada y sin perder cada componente su propia autonomía.

En esta línea se plantea la importancia de generar un “programa” común, donde quedaría pendiente abordar las posiciones que estarían tanto en acuerdo como en desacuerdo con el proceso político-institucional constituyente. También se espera rescatar la sistematización de cabildos y movimientos sociales generados en este territorio, que posee una gran historia de resistencias anti-coloniales, anti-patriarcales y anti-capitalistas. Además, se espera poder identificar las principales trabas de este proceso cocinado entre cuatro paredes, y trabajar estratégicamente acorde al tiempo que resta de este periodo post-plebiscito.

Convocatoria Feminista en Castro, Chiloé, 2020

Se abordaron otras tensiones sociopolíticas contingentes, a modo de posibles demandas que tienen relación con, a nivel plurinacional: 1. libertad a las y los presos políticos de la revuelta, y mapuche; 2. juicio y sanciones a los violadores de Derechos Humanos de todas las instituciones y del actual gobierno; 3. mantener la mirada en un horizonte por una Asamblea Constituyente; y a nivel insular: 1. sanciones y destitución a quienes agredieron salvajemente a mujeres y disidencias en una reciente manifestación en la comuna de Castro; 2. trabajar sin vinculación con partidos políticos, a raíz de su actuar patriarcal y prácticas individualistas; 3. asegurar que los escaños disponibles para constituyentes sean ocupados por personas con experiencia territorial; 4. no perder de vista el impacto que la industria salmonera/chorera ha generado en el territorio, y principalmente en tiempos de crisis sociosanitaria; entre otros.

La asamblea concluyó alrededor de las 15:00h, siendo de mutuo acuerdo seguir trabajando en conjunto para abordar con mayor análisis y profundidad, los temas y las tensiones antes expuestas, en una próxima asamblea a realizarse durante los próximos días. Este acontecimiento, que no deja de ser histórico, vuelve a unir fuerzas a nivel insular y permite proyectar, tal como ha ocurrido antes, una movilidad social capaz de concretar los objetivos que se proponen. Una gran cantidad de participantes manifestó su agradecimiento a la organización logística y metodológica planificada para la asamblea, también manifestaron el buen ánimo, el dialogo respetuoso y la sana disposición de co-crear democráticamente, la tan deseada soberanía popular.

En esta asamblea participaron:

-Asamblea Territorial de Chonchi
-Insurgente Chilwe
-Unión Williche – Chiloé
-Asamblea Territorial de Dalcahue
-Movimiento Asamblea Constituyente Dalcahue
-Asamblea Territorial de Quinchao
-Ancud Constituyente
-Estudiantes Auto-convocadxs de Castro
-Estudiantes Privaxs Ancud
-ACES Chiloé
-Sindicato Walmart
-Movimiento Archipiélago Soberano
-La Araña Colectiva
-Newenmuri
-Movimiento por el Agua y los Territorios – Zonal Sur
-Coordinadora NO + AFP – Chiloé
-Escuela Superior Campesina – Curaco de Velez
-Cabildos de Castro

[Territorio] Comunicado Público: a la sociedad civil, en especial a las mujeres, lesbianas y disidencias del archipiélago de Chiloé

Como es de conocimiento público a nivel local, e incluso nacional, el pasado 10 de octubre una mujer denunció haber sufrido una violación grupal en el sector de Ten Ten, comuna de Castro. Debido a la extrema gravedad del hecho denunciado, un grupo reducido de mujeres, lesbianas y disidencias, comenzamos a brindar un intenso acompañamiento personal a la víctima, así como a generar redes para alcanzar un asesoramiento legal adecuado. De igual forma, se establecieron nexos con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SERNAMEG).

Con gran convicción tomamos la responsabilidad social de dar credibilidad a todos los detalles del relato. Esto considerando que, históricamente, innumerables denuncias por violencia sexual y de género han sido deslegitimadas por un actuar misógeno y patriarcal, tanto desde la institucionalidad como de parte importante de la sociedad civil, quienes en numerosas ocasiones han puesto en tela de juicio a las víctimas.

Durante los días siguientes a la denuncia, se acompañó a esta persona a hacer todos los trámites necesarios, entregando la mayor atención y contención posible. Así es como, se inicia una campaña abierta a la comunidad desde la Agrupación de Mujeres Mestizas para recaudar ayuda monetaria y poder asistir a la víctima en todos los gastos que pudiese tener. Este dinero fue transferido directamente a la mujer en cuestión, para de esta manera lograr plena transparencia en la utilización del mismo.

A una semana de los hechos, las mujeres, lesbianas y disidencias que acompañamos a la víctima en este proceso, alertamos ciertas variaciones e incongruencias en el relato entregado en primera instancia, como también en la desmedida urgencia con que ella demandaba que los dineros recaudados se le fueran transferidos. A su vez, pudimos identificar que la mujer presentaba algunas alteraciones respecto a la percepción de la realidad y del tiempo. En un principio se pensó que era producto de la situación traumática vivida, pero a esto se sumaron ciertos antecedentes que manejaban otras personas que le conocían de tiempos anteriores, pudiéndose develar que dicha persona posee -con mucha probabilidad- una enfermedad psiquiátrica no diagnosticada ni tratada. Por otra parte, datos del proceso jurídico aún en curso, iban indicando que el relato primario no se condice con los hechos realmente acontecidos.  

Ahora bien, teniendo en las manos antecedentes relevantes; como mujeres, lesbianas y disidencias queremos ser enfáticas en que no podemos desmentir una posible violación, sin embargo tal suceso, como la mujer lo relata, no ocurrió. Por ello, insistimos en que esto pudo haber sucedido en otro contexto y con otras características.

En definitiva, lamentamos profundamente esta situación, ya que pone en entredicho a muchas mujeres que han sido violentadas, abusadas y violadas, afectando una de las mayores luchas del feminismo. 

Por último, y frente las diferentes aristas de este caso, reafirmamos lo siguiente: 

  • Rechazamos enérgicamente la postura tomada por la institución Policía de Investigaciones (PDI), al salir a dar un punto de prensa apresuradamente, sin tener toda la información en las manos, sin aún haber concluido los peritajes sexológicos y más grave aún, revictimizando a la posible víctima frente a la opinión pública. 
  • No damos pie atrás respecto a la convicción feminista de confiar siempre en la víctima, hasta el final y hasta las últimas consecuencias, como en este caso, ya que estamos convencidas de que este sistema  misógino y clasista no es confiable para buscar justicia ante nuestros agresores. Siempre creeremos en la palabra de aquellas personas que se reconocen como víctimas de una situación de violencia de género.
  • Reconocemos esta situación como un aprendizaje y una gran oportunidad de afinar nuestros protocolos de acompañamiento a víctimas de agresión sexual. Asimismo, pudimos reconocer grandes falencias en el apoyo institucional en cuanto a lo que se refiere a salud mental, sugerimos encarecidamente la necesidad de realizar peritajes psiquiátricos, seguimiento sistemático y contención profesional a las víctimas de agresión sexual. De tal manera, se podrá identificar si las mujeres en dicha situación requieren de ayuda profesional para sobrellevar experiencias de este tipo. 
  • Aborrecemos el actuar de los funcionarios de PDI que durante la tarde del 15 de octubre dispararon balines a un grupo de mujeres que se concentró a las afueras de la institución en Castro. Este acto fue absolutamente desmedido, sin ningún tipo de criterio y falto absoluto de humanidad. Disparos a quemarropa, a menos de 1 metro de distancia, a un grupo donde había también bebés, niñas, niños y adolescentes. Exigimos sumario y destitución de todos los involucrados.

Desde los diversos feminismxs, individualidades y organizaciones de mujeres, lesbianas y disidentes de Chiloé: “afrontamos las consecuencias todas unidas”. 

Agradecemos y ponemos en valor la gran red que se ha tejido a lo largo del Archipiélago y fuera de este, que demostró ser fuerte y cohesionada. 

Creemos fehacientemente que hicimos lo correcto, y lo volveremos a hacer una y otra vez hasta que la violencia hacia las mujeres y disidencias sexuales haya sido erradicada, porque ante una sociedad que cuestiona a la víctima y no al violador, siempre estaremos nosotras/es para creer primeramente y prestar toda la ayuda necesaria para afrontar los procesos posteriores.

Mujeres, Lesbianas y Disidencias Autoconvocadas

Agrupación de Mujeres Mestizas

La Araña Colectiva

M.I.C.A. -Movimiento Insular Comunidad Artística-