[Territorio] Primera reunión de coordinación de organizaciones, asambleas y pueblos originarios del Archipiélago de Chiloé post-plebiscito

El presente domingo 1 de noviembre, a raíz de la propuesta y trabajo de una comisión compuesta por personas de distintas organizaciones del territorio, se convocó a una primera asamblea en línea y abierta, con el objetivo general de analizar el escenario político post-plebiscito.

Alrededor de 58 personas participaron de esta actividad, que comenzó a las 11am. La mayoría de ellas, mujeres y hombres jóvenes y adultos pertenecientes a organizaciones estudiantiles y de base, asambleas territoriales y pueblos originarios, quienes dotaron el espacio con una basta experiencia política que, a su vez, evidenciaba una gran diversidad de posiciones y la capacidad necesaria para escuchar y expresar sus opiniones con respecto al objetivo que les convocó.

Marcha en la comuna de Chonchi, en repudio al violento desalojo de comuneros en CONADI y Municipios en Victoria, Ercilla y en Castro.

¿Coordinación o Articulación Territorial?, ¿trabajar, o no, en pro del proceso político-institucional?, ¿crear un programa de trabajo coordinado y con un horizonte común?; entre otros temas, estos han sido el foco de las discusiones políticas generadas en el espacio. Las que fueron confluyendo finalmente en la posibilidad de generar una «Red de Organizaciones Territoriales del Archipiélago», pero no como un concepto estrictamente consensuado, sino como un reflejo, por ahora temporal, de un sentimiento común de organizarse para trabajar de forma cohesionada y sin perder cada componente su propia autonomía.

En esta línea se plantea la importancia de generar un «programa» común, donde quedaría pendiente abordar las posiciones que estarían tanto en acuerdo como en desacuerdo con el proceso político-institucional constituyente. También se espera rescatar la sistematización de cabildos y movimientos sociales generados en este territorio, que posee una gran historia de resistencias anti-coloniales, anti-patriarcales y anti-capitalistas. Además, se espera poder identificar las principales trabas de este proceso cocinado entre cuatro paredes, y trabajar estratégicamente acorde al tiempo que resta de este periodo post-plebiscito.

Convocatoria Feminista en Castro, Chiloé, 2020

Se abordaron otras tensiones sociopolíticas contingentes, a modo de posibles demandas que tienen relación con, a nivel plurinacional: 1. libertad a las y los presos políticos de la revuelta, y mapuche; 2. juicio y sanciones a los violadores de Derechos Humanos de todas las instituciones y del actual gobierno; 3. mantener la mirada en un horizonte por una Asamblea Constituyente; y a nivel insular: 1. sanciones y destitución a quienes agredieron salvajemente a mujeres y disidencias en una reciente manifestación en la comuna de Castro; 2. trabajar sin vinculación con partidos políticos, a raíz de su actuar patriarcal y prácticas individualistas; 3. asegurar que los escaños disponibles para constituyentes sean ocupados por personas con experiencia territorial; 4. no perder de vista el impacto que la industria salmonera/chorera ha generado en el territorio, y principalmente en tiempos de crisis sociosanitaria; entre otros.

La asamblea concluyó alrededor de las 15:00h, siendo de mutuo acuerdo seguir trabajando en conjunto para abordar con mayor análisis y profundidad, los temas y las tensiones antes expuestas, en una próxima asamblea a realizarse durante los próximos días. Este acontecimiento, que no deja de ser histórico, vuelve a unir fuerzas a nivel insular y permite proyectar, tal como ha ocurrido antes, una movilidad social capaz de concretar los objetivos que se proponen. Una gran cantidad de participantes manifestó su agradecimiento a la organización logística y metodológica planificada para la asamblea, también manifestaron el buen ánimo, el dialogo respetuoso y la sana disposición de co-crear democráticamente, la tan deseada soberanía popular.

En esta asamblea participaron:

-Asamblea Territorial de Chonchi
-Insurgente Chilwe
-Unión Williche – Chiloé
-Asamblea Territorial de Dalcahue
-Movimiento Asamblea Constituyente Dalcahue
-Asamblea Territorial de Quinchao
-Ancud Constituyente
-Estudiantes Auto-convocadxs de Castro
-Estudiantes Privaxs Ancud
-ACES Chiloé
-Sindicato Walmart
-Movimiento Archipiélago Soberano
-La Araña Colectiva
-Newenmuri
-Movimiento por el Agua y los Territorios – Zonal Sur
-Coordinadora NO + AFP – Chiloé
-Escuela Superior Campesina – Curaco de Velez
-Cabildos de Castro

[Territorio] Comunicado Público: a la sociedad civil, en especial a las mujeres, lesbianas y disidencias del archipiélago de Chiloé

Como es de conocimiento público a nivel local, e incluso nacional, el pasado 10 de octubre una mujer denunció haber sufrido una violación grupal en el sector de Ten Ten, comuna de Castro. Debido a la extrema gravedad del hecho denunciado, un grupo reducido de mujeres, lesbianas y disidencias, comenzamos a brindar un intenso acompañamiento personal a la víctima, así como a generar redes para alcanzar un asesoramiento legal adecuado. De igual forma, se establecieron nexos con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) y el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género (SERNAMEG).

Con gran convicción tomamos la responsabilidad social de dar credibilidad a todos los detalles del relato. Esto considerando que, históricamente, innumerables denuncias por violencia sexual y de género han sido deslegitimadas por un actuar misógeno y patriarcal, tanto desde la institucionalidad como de parte importante de la sociedad civil, quienes en numerosas ocasiones han puesto en tela de juicio a las víctimas.

Durante los días siguientes a la denuncia, se acompañó a esta persona a hacer todos los trámites necesarios, entregando la mayor atención y contención posible. Así es como, se inicia una campaña abierta a la comunidad desde la Agrupación de Mujeres Mestizas para recaudar ayuda monetaria y poder asistir a la víctima en todos los gastos que pudiese tener. Este dinero fue transferido directamente a la mujer en cuestión, para de esta manera lograr plena transparencia en la utilización del mismo.

A una semana de los hechos, las mujeres, lesbianas y disidencias que acompañamos a la víctima en este proceso, alertamos ciertas variaciones e incongruencias en el relato entregado en primera instancia, como también en la desmedida urgencia con que ella demandaba que los dineros recaudados se le fueran transferidos. A su vez, pudimos identificar que la mujer presentaba algunas alteraciones respecto a la percepción de la realidad y del tiempo. En un principio se pensó que era producto de la situación traumática vivida, pero a esto se sumaron ciertos antecedentes que manejaban otras personas que le conocían de tiempos anteriores, pudiéndose develar que dicha persona posee -con mucha probabilidad- una enfermedad psiquiátrica no diagnosticada ni tratada. Por otra parte, datos del proceso jurídico aún en curso, iban indicando que el relato primario no se condice con los hechos realmente acontecidos.  

Ahora bien, teniendo en las manos antecedentes relevantes; como mujeres, lesbianas y disidencias queremos ser enfáticas en que no podemos desmentir una posible violación, sin embargo tal suceso, como la mujer lo relata, no ocurrió. Por ello, insistimos en que esto pudo haber sucedido en otro contexto y con otras características.

En definitiva, lamentamos profundamente esta situación, ya que pone en entredicho a muchas mujeres que han sido violentadas, abusadas y violadas, afectando una de las mayores luchas del feminismo. 

Por último, y frente las diferentes aristas de este caso, reafirmamos lo siguiente: 

  • Rechazamos enérgicamente la postura tomada por la institución Policía de Investigaciones (PDI), al salir a dar un punto de prensa apresuradamente, sin tener toda la información en las manos, sin aún haber concluido los peritajes sexológicos y más grave aún, revictimizando a la posible víctima frente a la opinión pública. 
  • No damos pie atrás respecto a la convicción feminista de confiar siempre en la víctima, hasta el final y hasta las últimas consecuencias, como en este caso, ya que estamos convencidas de que este sistema  misógino y clasista no es confiable para buscar justicia ante nuestros agresores. Siempre creeremos en la palabra de aquellas personas que se reconocen como víctimas de una situación de violencia de género.
  • Reconocemos esta situación como un aprendizaje y una gran oportunidad de afinar nuestros protocolos de acompañamiento a víctimas de agresión sexual. Asimismo, pudimos reconocer grandes falencias en el apoyo institucional en cuanto a lo que se refiere a salud mental, sugerimos encarecidamente la necesidad de realizar peritajes psiquiátricos, seguimiento sistemático y contención profesional a las víctimas de agresión sexual. De tal manera, se podrá identificar si las mujeres en dicha situación requieren de ayuda profesional para sobrellevar experiencias de este tipo. 
  • Aborrecemos el actuar de los funcionarios de PDI que durante la tarde del 15 de octubre dispararon balines a un grupo de mujeres que se concentró a las afueras de la institución en Castro. Este acto fue absolutamente desmedido, sin ningún tipo de criterio y falto absoluto de humanidad. Disparos a quemarropa, a menos de 1 metro de distancia, a un grupo donde había también bebés, niñas, niños y adolescentes. Exigimos sumario y destitución de todos los involucrados.

Desde los diversos feminismxs, individualidades y organizaciones de mujeres, lesbianas y disidentes de Chiloé: “afrontamos las consecuencias todas unidas”. 

Agradecemos y ponemos en valor la gran red que se ha tejido a lo largo del Archipiélago y fuera de este, que demostró ser fuerte y cohesionada. 

Creemos fehacientemente que hicimos lo correcto, y lo volveremos a hacer una y otra vez hasta que la violencia hacia las mujeres y disidencias sexuales haya sido erradicada, porque ante una sociedad que cuestiona a la víctima y no al violador, siempre estaremos nosotras/es para creer primeramente y prestar toda la ayuda necesaria para afrontar los procesos posteriores.

Mujeres, Lesbianas y Disidencias Autoconvocadas

Agrupación de Mujeres Mestizas

La Araña Colectiva

M.I.C.A. -Movimiento Insular Comunidad Artística-

[Territorio] Asamblea Territorial de Chonchi (ATCh) y su compromiso con la comunidad

Posiblemente no fue fácil para ninguna Asamblea Territorial, que haya sobrevivido post 18-O a la diversidad de posiciones de sus participantes, el decidir cómo abordar el «proceso constituyente» que de abril se aplazaba hacia el reciente 25 de octubre. No fue fácil, porque la calle organizada reclamaba (y continúa haciéndolo) una Asamblea Constituyente (AC) popular y soberana. Demanda que, entre tanto sacrificio humano, ningún territorio estaba propuesto a tranzar. Pero, tras cocinar el gobierno y la oposición un «pacto social» entre cuatro paredes, se desvió la demanda de la revuelta popular por una AC, hacia una mutación constituyente que presentó otro escenario, distinto de lo esperado.

Este escenario se ejecutaría con o sin la participación del pueblo. Es decir, se corría el riesgo de, tras una planificación político-estratégica, trabajar en pro de este proceso constituyente por el Apruebo, o ceder territorio y que en el proceso tomara fuerza el Rechazo. Entre otros tantos factores a analizar y discutir, y siendo los mencionados solo algunos, la Asamblea Territorial de Chonchi (ATCh), tras un intercambio colectivo de posiciones, optimismos y resquemores con respecto al plebiscito que se avecinaba, optó por contribuir en la comuna con una campaña informativa y de agitación que, desde el mes de septiembre en adelante comenzó a tomar forma, a través de un comunicado que puedes revisar acá.

Casi todos los países en el mundo desde hace ya casi un año, hemos experimentado la pandemia por COVID-19. Chile ha sido uno de esos países, en tanto que el Archipiélago de Chiloé junto a su población, también ha estado sujeta a la crisis sociosanitaria y socioeconómica que este fenómeno, generado por la expansión demográfica, la explotación de la naturaleza como recurso a escala global, trae consigo como consecuencia. Esta experiencia, a pesar de ralentizar la revuelta popular en las calles, no hizo más que fortalecer las reflexiones internas gracias a una suerte de repliegue. Mientras en paralelo, observábamos como población las consecuencias de la privatización del modelo de salud durante la dictadura cívico-militar y las medidas de austeridad del Banco Internacional, que mercantilizaron un derecho humano básico.

Las y los heridos y asesinados por el Estado en la revuelta popular, sumados a las y los enfermos y muertos por la pandemia, en ambos casos personas: hermanas y hermanos, de los sectores más vulnerados del país, no hicieron más que confirmar la posición consensuada en septiembre por las y los integrantes más activos de la ATCh. Así fue como se generó un despliegue comunicacional por redes sociales digitales, por medio de la generación de infografías que tenían por objetivo entregar a la comunidad chonchina un mensaje que redujese la confusión con respecto al plebiscito del 25 de octubre. Infografías que también buscaban visibilizar la amplia historia de precarización de la vida y la naturaleza, a la que ha estado sujeta la población del país y del archipiélago. En el mismo mes de septiembre, se realiza en la comuna una velatón por las y los detenidos-desaparecidos y asesinadas-os en el territorio durante la dictadura cívico-militar.

Otros hitos de gran relevancia fue el tener encuentros con la comunidad, en espacio abierto y público, con todos los resguardos sanitarios necesarios, donde fue posible no solo conversar, sino que, además, acoger todas las dudas e inquietudes expresadas por las personas, las que se utilizaron posteriormente para mejorar y fortalecer la campaña. Además, ya en el mes de octubre, como no se registró antes en la historia de la comuna, se convocó abiertamente a la comunidad a formar una «caravana por el Apruebo» , que reunió a más de 50 personas y alrededor de 40 vehículos que transitaron por distintas calles del pueblo, entregando un mensaje claro: Apruebo, + Convención Constitucional. Puedes revisar videos acá.

En el mes de octubre, vecinas y vecinos de la comuna se grabaron a sí mismas-os en videos donde entregaban diversos argumentos por una nueva Constitución de Estado Plurinacional que, tras ser editados, se difundieron como forma de invitación a participar del proceso, para que nadie quedara fuera de este periodo histórico. Mensajes que tuvieron muy buena acogida por la comunidad chonchina, que opinó y compartió este material entre sus redes. Naturaleza, Pueblos Originarios, Género, Salud, Educación, Trabajo, y tantas otras, fueron las consignas expresadas en una serie de capítulos audiovisuales que gradualmente fueron compartidos por la ATCh.

Autora: María Ignacia Padilla, estudiante de Geógrafa https://www.instagram.com/p/CG3NiJSFD16/

Llegada la fecha del plebiscito ya no quedaba más que la participación libre y autónoma de la comunidad chonchina, así como la de cada integrante de la ATCh. Siendo ya cerca de las 22:00 horas del 25 de octubre, comenzaron a visualizarse los primeros conteos de votos y la opción Apruebo + CC ganaba con altos porcentajes de diferencia contra el Rechazo. En varias ciudades del país se celebraba en las calles, a modo de reconocimiento por tanto esfuerzo, sacrificio y pérdida.

En comparación a otras votaciones, de periodos electorales, en la comuna de Chonchi la participación en el plebiscito fue menor. Aun así, según un análisis realizado con los datos entregados por el SERVEL, el pueblo chonchino mantuvo la tendencia nacional con respecto a un alto porcentaje de votación por el Apruebo. Aunque lejos de una AC soberana y popular, como se mencionó anteriormente, entre optimismo y resquemores, el pueblo decidió y en grande.

Rápidamente la noticia circuló por distintos países del mundo, en particular mencionando que la de Chile sería una de las primeras constituciones en la historia de la humanidad redactada con paridad de género. ¿Esto se lo debemos a la clase política, al gobierno de turno y a la oposición?… NO!, sin duda esto es fruto de un trabajo que por décadas se ha generado en diversos territorios en resistencia alrededor del país, fuerza que desencadenó finalmente en la revuelta popular del 18-O y en esta nueva posibilidad de decidir democráticamente sobre nuestro presente y futuro. Eso sí, aun queda mucho por delante, y sin duda el imperio del capital pondrá trabas al proceso por medio de los títeres ubicados en el gobierno y en la oposición. ¡Que el Pueblo decida!, es una consigna común en las y los integrantes de la ATCh, organización de base que seguirá movilizada paralelo a cualquier institución, partido e intereses patriarcales. Además de, sin duda, continuar en la búsqueda del sendero hacia una AC y una nueva Constitución.

Por: Asamblea Territorial de Chonchi

Imágenes del verano del 2020, en que integrantes de la ATCh pintaron murales en algunas paredes del pueblo. El mensaje era claro, hasta el día de hoy lo es. ¡La historia y la cultura en la memoria!

[Arte & Naturaleza] Puntra, Ilustrando la crisis sanitaria de Chiloé

En los últimos años, Chiloé ha evidenciado el profundo daño que ha generado un modelo de vida basado en la acumulación, modelo que ha contaminado nuestras costas, nuestra tierra y las aguas. Hoy nuevamente y a vista y paciencia de autoridades incompetentes, nos encontramos en una crisis sanitaria, donde las comunidades han sido claves para visibilizar el problema socio-ambiental relacionado a los desechos domiciliarios e industriales de la provincia de Chiloé. 

Es Dicham en Chonchi, Huelden y Puntra en Ancud, y mañana ¿cuál será el territorio que decidirán sacrificar? Cada lucha es necesaria, sin embargo el desgaste y fragmentación que implica abordar el problema de forma particular en cada sector por parte de sus comunidades y las organizaciones que ven ahí afectadas sus formas de vida, nos tendrá mañana levantando otra lucha en otro sector pero sin resolver el problema de base. Si bien hay un cambio cultural a mediano plazo respecto de la generación de residuos, hoy se hace necesario evaluar de manera estratégica las opciones para definir el lugar de menor impacto socioambiental como destino final de los desechos domiciliarios e industriales, dentro o fuera del archipiélago, siempre de frente a la comunidad, con estudios de evaluación ambiental prolijos y con obras bien ejecutadas.

Los habitantes del territorio son quienes mejor lo conocemos, y podemos desde ya definir usos a zonas frágiles o zonas importantes para la comunidad, para que no sean jamás vistos como territorios “sacrificables”. Hacer resistencia desde las comunidades se puede y se hará siempre, pero hoy se hace imperante cambiar el modelo de desarrollo del país.

El 25 de octubre aparece como un hito y el inicio de un largo proceso para construir la Constitución que todos los habitantes necesitamos. Con ello, es imperante cambiar la institucionalidad ambiental por una más justa, y que resguarde nuestra naturaleza garantizando no solo el derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación, sino también el derecho a un ambiente sano, considerándolo como un sistema complejo en el que todas sus variantes deben ser protegidas para el desarrollo de sus funciones y nuestro buen vivir.

Ilustradores de Chiloé han plasmado en sus obras la aún vigente crisis de la basura en Puntra. En ellas se mezcla el dolor de todos los seres vivientes que hoy son aplastados por los desechos, mientras que a la vez se realza el valor que tiene la fauna, el agua y nuestra conexión con la naturaleza para mantener y mejorar nuestra forma de vida.

Agradecemos a Barbara Barría, No muere ilustraciones, Paola Lopez, Juan Ignacio, Francisco Palavecino, Art Jodiee, Puelche Ilustraciones y Kassandra Mardones, quienes son parte de “Ilustra Chiloé» (@ilustrachiloe); a la Red de Iniciativas de Conservación Privada de Chiloé, por compilar estos trabajos; y a todos quienes han estado y/o se encuentren hasta hoy dando la lucha por la defensa de Puntra. 

[Opinión] Medio Ambiente, Nueva Constitución y Derechos de la Naturaleza

Medio Ambiente, Nueva Constitución y Derechos de la Naturaleza

Por: Alejandra Donoso Cáceres, Feminista, Abogada Ambientalista y Directora de ONG Defensoría Ambiental.

El 18 de octubre del año pasado fue un día histórico. Tras décadas de injusticias sociales y ambientales, gestadas y amparadas al alero de la actual Constitución, brotó intenso, genuino, libre y fluido un estallido de descontento social, generalizado y transversal.

La queja de la ciudadanía es clara: el modelo de “desarrollo” impuesto en la Constitución de Pinochet, y sostenido por los gobiernos de post dictadura, descansa sobre el exterminio de la naturaleza, la apropiación de los bienes comunes, la restricción de los derechos sociales y ambientales, y se explica por el abuso de la clase política y empresarial, cuyas redes de poder han permitido la creación de leyes a su medida, justificando así el desquicio que han significado estas décadas para la gran mayoría de habitantes del país.

La actual Constitución, impuesta en dictadura, tiene como eje ideológico la economía neoliberal, un modelo de crecimiento económico desmedido y des-regulado, que reduce el Estado a un rol meramente subsidiario. En este escenario y, bajo la retórica tergiversada de la “mano invisible” capitalista, sería el mercado, sin trabas regulatorias, quien de mejor manera podría satisfacer las necesidades supuestamente infinitas de las personas. Además, la Constitución de Pinochet creó fuertes mecanismos de atadura a su ideología. Jaime Guzmán lo dijo de manera elocuente: “La Constitución debe procurar que si llegan a gobernar los adversarios, se vean constreñidos a seguir una acción no tan distinta a la que uno mismo anhelaría, porque – valga la metáfora – el margen de alternativas que la cancha imponga de hecho a quienes juegan en ella sea lo suficientemente reducido para ser extremadamente difícil lo contrario”. Por último, la lógica neoliberal así impuesta, pone en el centro de la protección de los derechos, el de propiedad y la libertad económica, dejando en un segundo plano la satisfacción de derechos sociales y ambientales, que quedan a la suerte del mercado y relegan a la ciudadanía a un rol de consumidores (quienes pueden “consumir” estos derechos, usualmente mediante el endeudamiento), generando una desigualdad que ha ido creciendo a través de los años.

«Actualmente, la naturaleza es concebida como un lugar aparte de nuestras existencias«

Dentro de este marco, la Constitución juega un rol fundamental, pues representa las “reglas del juego” en un Estado Democrático de Derechos, pues se trata de la norma fundamental. Así, y comprendiendo que el Derecho es un lenguaje y, como tal, crea realidades, en este caso, vinculantes en un sistema legal y democrático, lo que allí quede escrito tiene máxima relevancia. Un ejemplo de urgente revisión es la relación que tenemos con la naturaleza.

Actualmente, la naturaleza es concebida como un lugar aparte de nuestras existencias, desde donde es posible extraer “recursos naturales”, sin otra limitación que las que determine el mercado, y las escasas regulaciones que contempla nuestro ordenamiento jurídico. Esta concepción explica buena parte de las inequidades propias de Chile (Según datos del Banco Mundial, Chile es el décimo país más desigual de Latinoamérica y el segundo con mayor PIB per cápita), especialmente las que ocurren en los territorios desde donde se extraen estos “recursos” y sus redes de conexión, como son las denominadas “zonas de sacrificio”.

Alejandra Donoso, hablando para medio la Güiña, en Instagram.

Si bien una nueva Constitución no generará un cambio automático, sí podría entregarnos mejores herramientas para realizarnos material y espiritualmente, en armonía con la naturaleza, respetando sus límites y cuidado. Hay ejemplos en la región que, aun siendo perfectibles, nos muestran la posibilidad y los beneficios de oír a quienes ancestralmente han vivido en armonía con la naturaleza (según Naciones Unidas, el 80% de los ecosistemas que se encuentran a resguardo, lo están gracias a las comunidades ancestrales que se desenvuelven en ellos): Costa Rica reconoce el derecho humano al agua; Ecuador basa su desarrollo en el Buen Vivir; Bolivia se refiere a la Pachamama como sujeto de derechos. Creo que tenemos muchísimo que aprender de quienes han vivido ancestralmente en armonía con la naturaleza, y creo que la posibilidad de redactar una nueva Constitución es una oportunidad única para soñar nuestro futuro en armonía con las demás existencias, humanas y no humanas. Así, aceptar y convivir con la pluriculturalidad que existe en el territorio sería positivo para enfrentar la crisis ambiental que protagonizamos.

«Si nos restamos, serán los mismos de siempre los que escribirán las normas y ese es un riesgo que no podemos correr»

Finalmente, la posibilidad de redactar esta nueva Constitución se dio gracias al grito de cientos de miles de personas que manifestaron su voluntad constituyente. Esa voluntad se mantiene, no ha cambiado y tenemos una oportunidad histórica (en Chile no hay cultura constituyente, todas las constituciones han sido impuestas por la fuerza) de pensarnos y crear nuestro futuro, por lo que es fundamental que participemos de la discusión, que no nos restemos de los mecanismos institucionales, que pensemos en perfeccionarlos y que las nuevas reglas del juego sean acordadas por la mayoría. Si nos restamos, serán los mismos de siempre los que escribirán las normas y ese es un riesgo que no podemos correr. El planeta y las generaciones futuras necesitan urgentemente un nuevo trato, una Constitución Ecológica, Feminista y Plurinacional.

Por Alejandra Donoso Cáceres: Abogada de la Universidad de Chile, Máster en DDHH, Estado de Derecho y Democracia en Iberoamérica por la Universidad de Alcalá, Diplomada en Estudios Socioambientales por la Universidad de Chile, y en Ecología Social y Política por la Universidad de Santiago, ha dedicado su carrera profesional a la defensa de la naturaleza y de las comunidades afectadas por la injusticia ambiental. Posee publicaciones en Derecho Ambiental y Administrativo, en temáticas sobre justicia, participación, bienes comunes, e institucionalidad ambiental. Docente en la Clínica de Justicia Ambiental de la UDP, fundadora y Directora Ejecutiva de la ONG Defensoría Ambiental.

Disponible para leer y descargar: Revista N°1

PORTADA


Amigas y amigos, ya se encuentra disponible para descarga la Revista N°1.

Léela aquí: Revista Memoria Colectiva –  N°1
Descárgala aquí:  Revista Memoria Colectiva N°1

¡Ahora Disponible para leer! Anexo – Entrevista Derechos Humanos y Migración: El caso de Joane Florvil
¡Ahora disponible para descargar! Anexo – Entrevista Derechos Humanos y Migración: El caso de Joane Florvil

Deseamos sea de utilidad y puedas disfrutarla.

Para más información o comentarios, puedes escribirnos a: rev.memoriacolectiva@gmail.com

Re-Evolución en Salud II: Reconocer las amenazas a nuestros territorios, para actuar colectivamente

Reconocer las amenazas a nuestros territorios, para actuar colectivamente

Para desarrollar una  propuesta como la que planteamos en el artículo anterior, orientada a caminar hacia una Salud Colectiva, se hace necesario observar a Chiloé como un territorio diverso, complejo e histórico y no sólo como un espacio geográfico “alejado o aislado” donde se producen “factores de riesgo”. Nuestro archipiélago es un espacio construido de diversas relaciones entre comunidades y naturalezas, que han sido transformadas violentamente desde la imposición de un sistema basado en la producción y acumulación acelerada de capital para unos pocos privilegiados, que ha trastocado los modos de vida de las comunidades incidiendo en cómo se vive y cómo se muere. Ejemplo de ello son las precarias condiciones laborales de los operarios de salmoneras y el impacto que esta actividad ha tenido en los mares de Chiloé; los altos indicadores de enfermedades crónicas cardiovasculares, que en gran parte se deben a una alimentación que pasó de natural a industrializada; la sobreexplotación del ponpón (Sphagnum moss) y los bosques nativos con fines comerciales o la implementación de vertederos en zonas habitadas y santuarios de la naturaleza. 

Está ampliamente documentado que la sobreexplotación de los recursos naturales, la pérdida de ecosistemas naturales y la disminución de biodiversidad, sumados al calentamiento global, afectan directamente nuestro acceso a recursos básicos y nuestra calidad de vida y además inciden directamente en la generación de enfermedades, en su mayoría zoonóticas, es decir, transmitidas al ser humano por animales, como es hoy el caso del COVID-19, pero también algunas que ya están presentes en nuestro territorio, como la hidatidosis o la triquinosis y otras emergentes, como el tifus de los matorrales, que ha afectado principalmente a habitantes de sectores rurales del archipiélago de Chiloé. 

En contra de cierta retórica tecnocrática, debemos declarar que las anteriores amenazas no representan “un desafío actual” para el sistema de salud público. Simplemente porque nuestro sistema es hoy ciego a este tipo de daños eco-socio-sanitarios que han avanzado progresivamente por todo el archipiélago desde la década de 1980. Son problemas que se han dejado “fuera del box de atención” y, en el mejor de los casos, han sido asociados a los “determinantes sociales de la salud”, quedando para la acción inexistente de un lugar meramente retórico llamado “intersector”.

Participación-Acción. Comunidad de Chelín. Alejandra Leighton Naranjo y Soledad Burgos De La Vega

Pensado desde la Salud Colectiva, el real “desafío post pandemia” es senti-pensarnos como habitantes de un archipiélago que conformamos un sistema de salud en sí mismo y también conectado al resto de la región y al país. Es hacernos conscientes de las amenazas que actualmente enfrenta nuestro territorio y de las que pueden venir, para buscar estrategias familiares, colectivas y también institucionales, que nos permitan potenciar procesos protectores y de resguardo ampliado del buen vivir. Para ello es necesario mirar un poco hacia atrás y ver que hasta hace unas décadas los factores protectores en las islas eran sus recursos naturales y el uso racional y respetuoso de estos; su soberanía alimentaria, es decir, la capacidad de producir localmente sus propios alimentos; el trabajo comunitario y el apoyo entre vecinos. Indudablemente no podemos volver a esos tiempos, pero sí tomar de ellos lo que hoy podamos desde nuestros territorios y comunidades. Es decir, potenciar acciones locales para contribuir a procesos globales de transformación ecológica, social, cultural y sanitaria. Y en lo institucional, ser agentes activos y críticos en demandar al Estado la protección de la salud y bienestar de los habitantes de Chiloé como un derecho humano, no sólo con más hospitales y atenciones de salud curativas, sino con políticas y estrategias integrales de resguardo ambiental; de investigación-acción, educación e información en salud y de apoyo al desarrollo local y comunitario.   

Participación-Acción. Comunidad de Chelín. Alejandra Leighton Naranjo y Soledad Burgos De La Vega

Afortunadamente, para avanzar por esta senda no hace falta “inventar la rueda”, porque hoy todavía resisten en Chiloé (a pesar de los grandes golpes a la biodiversidad y monoculturalidad de la globalización neoliberal) una diversidad de saberes y prácticas de cuidado de la salud de raíces ancestrales y populares. Como propone Sousa Santos (2006) se vuelve necesaria una “sociología de las ausencias” dentro de nuestro sistema de salud, para frenar la invisibilización y discriminación de comunidades, pueblos y movimientos socioambientales que, participativa y soberanamente, ponen en práctica sus propios saberes en salud, con miras a un buen vivir colectivo. Este buen vivir, más allá de la ausencia de enfermedad, se relaciona siempre a un cuidado extenso de la vida, entendida como una profunda simbiosis de diversas entidades humanas, naturales y espirituales en el territorio. Un sistema de salud de Chiloé y para Chiloé debería re-imaginarse a partir de estos aportes desde los propios saberes y experiencias de las y los habitantes del archipiélago.

En las próximas semanas iremos presentando ejemplos concretos de acciones que desde este enfoque de salud colectiva y buen vivir, llevan a cabo personas, familias y comunidades en el archipiélago de Chiloé y en la región de Los Lagos, algunas en forma autónoma y otras en colaboración con los equipos de salud de sus territorios. 

Autores(as):

Ensamble ALAMES Sur Patagonia – MAT 
(Asociación Latinoamericana de Medicina Social – Movimiento por las Aguas y los Territorios)
Alejandra Leighton Naranjo
Andrés Varela Molina
José Osvaldo Vásquez Reyes
Natalia Picaroni Sobrado
Sebastián Medina Gay
Sebastián Nuñez Pacheco
Sindy Urrea Maturana
Soledad Burgos De la Vega
Vanessa Durán Sanzana

Re-Evolución en salud I: Construir Salud Colectiva para la post-pandemia en Chiloé

Construir salud colectiva para la post-pandemia en Chiloé

En un contexto de crisis en múltiples niveles y dimensiones, donde quizás la “punta del iceberg” ha sido la pandemia por Coronavirus (SARS-CoV-2 o COVID-19) y su brutal demostración de cómo las injusticias sociales enferman y matan principalmente a las y los vulnerados del modelo neoliberal, se hace una necesidad urgente organizarnos y orientarnos hacia formas alternativas de comprender y actuar colectivamente sobre los procesos de salud, enfermedad y de acceso a la atención.

Primero, debemos preguntarnos: ¿qué rol han tenido y tienen las instituciones estatales como el sistema de salud público para protegernos frente a este tipo de amenazas graves a toda la población insular? 

La respuesta parece obvia: quizás se logró retrasar un tiempo la entrada del virus a Chiloé, pero, paralelo a la pandemia, existe una crisis sociosanitaria histórica por la que los distintos gobiernos post-dictadura y su sistema de salud muy poco hacen frente a las desigualdades estructurales producidas por el modelo neoliberal-extractivista impuesto en nuestro archipiélago. Este sistema de salud, por más bien gestionado que esté y por más buena voluntad que tengan sus funcionarios, no apuesta por un proyecto centrando en la generación de un tejido social saludable ni en la armonización de los diversos procesos culturales.

Entonces, debemos seguir preguntándonos: ¿cómo llegamos a esto? ¿cómo es posible que nuestro sistema de salud se dedique principalmente a atender enfermedades individuales, olvidando las necesidades sociales, culturales y ecológicas del territorio? 

La respuesta ahora es más profunda: nuestro sistema se ha construido sobre algunas de las características históricas, epistemológicas y metodológicas de la llamada “salud pública tradicional” (o hegemónica) y sobre el rol formal de los Estados-Gobiernos en la “prevención de la enfermedad”. Según Edmundo Granda (2009), estas características serían: (1) una perspectiva filosófico-política que considera la enfermedad y la muerte como punto de partida para la explicación de la salud (enfermología pública); (2) formas numéricas y mecánicas para comprender la realidad social y para explicar el riesgo de enfermar en la población (positivismo-reduccionista); (3) ausencia de la participación popular en la toma de decisiones y el Estado como fuerza privilegiada para asegurar la prevención de la enfermedad (negación de las y los sujetos y sus saberes). 

Participación-Acción. Alejandra Leighton Naranjo y Soledad Burgos De La Vega

En Chiloé, así como en diversas zonas rurales del país, el sistema de salud público ha sido gestionado sobre una lógica del tipo “comando/control” por el gobierno central, es decir, se premia (o se castiga) a los que cumplen (o no) con los planes y programas generados en Santiago. Esto ha llevado a instalar actividades descontextualizadas a sabiendas de que muchas de ellas no son las más necesarias ni pertinentes para las particularidades de cada territorio. Ejemplos de ello sobran. Así, se hacen grandes esfuerzos de “re-adecuación” de estos planes por parte de equipos locales, pero siempre terminan chocando con la racionalidad economicista, centralista, monocultural y curativa que se impone sobre cualquier lógica integral del cuidado de la salud. Esta racionalidad va volviéndonos dependientes de “respuestas parche” en distintos niveles. Por ejemplo, al nivel de la atención clínica, se van repitiendo largos tratamientos con medicamentos (ansiolíticos o antidepresivos) frente a sufrimientos provocados por problemas mucho más profundos en la familia, la comunidad y el territorio, a los cuales se tiende a ignorar. A su vez, esta misma racionalidad desprecia y niega la profundidad y dinamismo de los saberes y prácticas tradicionales que, por largos siglos, se han sembrado y cosechado en Chiloé.

Por ende, si nos interesa que el sistema de salud público tenga realmente un rol en proteger la salud del territorio, es necesario dejar de trabajar como una máquina de producción de atenciones individuales ante la enfermedad, para repensarnos como un potente colectivo de personas, tecnologías, infraestructuras y saberes con mucha mayor capacidad para ser determinante en las transformaciones que vendrán en el archipiélago. Es decir, tenemos que politizar, volvernos agentes activos, reflexivos y críticos. Por fin, escapar de aquella enfermología pública para caminar hacia una verdadera Salud Colectiva.

Referencias

  1. Granda Edmundo. La salud y la vida. Vol. 1. Quito: Ministerio de Salud Pública del Ecuador/ OPS/OMS; 2009.

Autores(as):

Ensamble ALAMES Sur Patagonia – MAT 
(Asociación Latinoamericana de Medicina Social – Movimiento por las Aguas y los Territorios)
Alejandra Leighton Naranjo
Andrés Varela Molina
José Osvaldo Vásquez Reyes
Natalia Picaroni Sobrado
Sebastián Medina Gay
Sebastián Nuñez Pacheco
Sindy Urrea Maturana
Soledad Burgos De la Vega
Vanessa Durán Sanzana

Asamblea Territorial de Chonchi: Cabildo 2019 y Demandas Populares

NO COMPARTIR

“Comunicado Amplio”

Demandas Populares Asamblea Territorial de Chonchi

Con el objetivo de extender a la comunidad chonchina y a su opinión pública de la forma más transparente posible la información recabada por la Asamblea Territorial, principalmente obtenida en el 1er Cabildo realizado el 3 de noviembre del 2019, es que damos a conocer nuestro posicionamiento político, ejerciendo nuestra responsabilidad y derechos sociales, por medio de este manifiesto. 

Nuestras demandas territoriales son:

1.- Asamblea Constituyente (Vinculante) y Plebiscito, para modificar la actual Constitución del Estado, redactada durante la dictadura cívico-militar y sostenida por los gobiernos post-dictatoriales. En efecto, como asamblea nos disponemos a generar instancias comunitarias de diálogo y trabajo colaborativo permanente, para potenciar la representatividad popular y el empoderamiento ciudadano.

2.- Descentralización legislativa y gubernamental, del Estado. Gobierno Regional desde y para Chiloé. En efecto, una institucionalidad que nos permita, entre otras cosas, promover una gestión precisa de información, proyectos, acciones y recursos económicos, sociales, culturales y naturales, en relación con las necesidades locales.  

3.- Reformas en Educación que permitan adaptaciones curriculares para una formación más avanzada en aspectos emocionales, sociales y cívicos. Además, acceso a formación en Educación Básica, Media y Superior equivalente entre cada establecimiento, sin distinciones, sin privilegios ni discriminación socioeconómica y/o sociocultural. En efecto, como asamblea deseamos educación gratuita y de calidad para Chiloé y para nuestra comuna.

4.- Reformas en Salud que permitan mayor inyección de recursos a los dispositivos de salud ya existentes en Chiloé y mayor dotación de profesionales y especialistas; así como la gestión política-económica local para la construcción de nuevos dispositivos de salud: Postas Rurales; Centros de Salud Mental; Centros de Salud Familiar; y Hospitales. En efecto, como asamblea deseamos una mejor gestión en Salud Pública para poder atender de forma digna a cada una de las necesidades de las y los habitantes de Chiloé.

5.- Reformas en Trabajo, en Seguridad Social y al Modelo Económico-Político para la disminución de la carga horaria-laboral y la eliminación de convenios y pagos entre instituciones y funcionarios públicos por boletas honorarias; el incremento del salario mínimo (…); el mejoramiento del sistema de pensiones y jubilación, en particular en el incremento del ingreso económico y en la disminución de la edad de jubilación para mujeres y hombres. En efecto, la asamblea dice fuerte y claro ¡NO + AFP!, y no más modelo capitalista-neoliberal.

6.- Participación de Pueblos Originarios y Paridad de Género para respetar la plurinacionalidad de los pueblos que habitamos en Chile y en Chiloé, para que puedan gobernar de forma autónoma y gestionar, en sus territorios y según su cosmovisión, su desarrollo social, cultural y económico. Paridad de género en la toma de decisiones, en la planificación y en la ejecución de proyectos, de políticas públicas y de una nueva Constitución, para respetar los Derechos Humanos de niñas, mujeres y disidencias. Como asamblea territorial decimos “nunca más” una constitución que no reconozca a pueblos originarios y todas las personas en igualdad de condiciones.

7.- Justicia Social y Derechos Humanos para que no queden impunes las violaciones a los Derechos Humanos, que exista justicia para el pueblo y en contra de las responsabilidades estatales, gubernamentales e institucionales en crímenes o actos que han atentado en contra de los Derechos Humanos, por ejemplo, en personas asesinadas, desaparecidas, violadas, mutiladas, golpeadas, heridas y afectadas psicológicamente, desde octubre del 2019 y durante la historia de Chile.

8.- Medioambiente Libre de Contaminación y Derechos de la Naturaleza para nacionalización de recursos naturales (como el Agua y el Cobre) y gestión territorial de sus ecosistemas; Educación Ambiental Básica y Media para una mejor relación y preservación del medio ambiente; mayor fiscalización a empresas e industrias extractivas y mejoramiento del sistema judicial en contra de impactos ambientales; y derogación de decretos y leyes que colaboren con el cambio climático y, en efecto, atenten contra la calidad de vida y el bienestar biopsicosocial de las distintas comunidades que habitan Chile y Chiloé.

*La información presentada en este documento se basa principalmente en la sistematización del Primer Cabildo (domingo 3 de noviembre), y en menor medida, en las distintas asambleas territoriales auto-convocadas y abiertas, realizadas en la comuna de Chonchi desde el mes de octubre del 2019.

[Entrevista] Gloria Mansilla – Escultora en Madera – Chilota

Entrevista Gloria Mansilla- Escultora en Madera

gloria m 4
Hemos viajado a la localidad de Detif, en Chiloé, para hablar con Gloria Mansilla, oriunda de esta zona y destacada artista y artesana de la madera.

Gloria, realizó sus primeros tallados con sólo 14 años, inspirada por su padre comenzó a recorrer este camino en el arte en madera, con el cual se sustenta hoy en día, gracias al turismo y también por quienes la conocen. Nos parece importante dar a conocer el arte en los distintos sectores de nuestro país, mostrar las diferentes realidades que vive un artista y por sobre todo dar una luz de inspiración a quienes han visto truncados sus sueños de hacer lo que tanto les gusta. Aquí les dejamos una pequeña entrevista a nuestra amiga Gloria, a quien agradecemos por bridarnos su tiempo.

Cuéntanos un poco de ti.

“Vengo de una familia de 5 hermanos quienes también se dedican a la artesanía en distintas facetas, tanto en cestería chilota, en el caso de mi hermana y mi mamá, como en tallado en caso de mi hermano menor y mi papá, mi prima hace “atrapa sueños” y mis tíos y primos son más de la música. Actualmente tengo mi taller cerca de mi casa y me mantengo cerca de mi familia y con quienes he compartido desde pequeña”.

gloria m 5¿Cómo lograste hacer conocido tu trabajo?

“Cuando era chica y llegaban los turistas a la playa los iba a buscar y les preguntaba si querían ver artesanía, y me preguntaban quién hacía esa artesanía y cuando les decía que yo, no me creían, entonces yo me ponía a tallar delante de ellos para que viesen que yo era quien hacía los trabajos. Después la gente empezó a llegar.”

¿Cuál(es) de los trabajos que has realizado es(son) el que más te ha gustado hacer?

“Lo más difícil de hacer son esculturas de manos, y dentro de lo que más me ha gustado fue una escultura de Cristo que además tenía que quedar justo para poder clavarlo a una cruz.”

¿Cómo decides que temática de trabajo hacer?

gloria m“Cuando era chica comencé a tallar perritos, gatitos después decidí hacer figuras de mitología, me gustaba mucho leer de mitología chilota, griega, etcétera, después me empezaron a pedir iglesias chilotas, aunque no me gusta que me paguen por adelantados los trabajos, me gusta darme mi tiempo, tallar cosas entremedio, no me gusta sentir la presión de tallar. Además me gusta tener algunos tallados para tener en verano, para que la gente que viene pueda ver y comprar algunos trabajos.”

¿Qué le dirías a las niñas y niños que les gusta el arte y no tienen apoyo de sus familiares?

“Yo les digo que estudien lo que quieran y lo que los haga feliz, yo como artesana no tengo un sueldo fijo pero no necesito más de lo que gano hasta ahora y es algo que me gusta, que estudien lo que les gusta y que no les importe lo que diga la gente.”

Considerando que la mayor visibilidad en este rubro de la madera, es para el hombre, ¿qué anécdotas has vivido respecto a esa mirada machista en este rubro?

gloria m 3«Bueno sí, cuando era más chica no creían que yo hacía tallado, me decían “¿Tú lo haces?» O por ejemplo cuando iba a la ferretería a comprar las herramientas, por ejemplo cuando iba a comprar la hoja de los cepillos eléctricos y decía “necesito una hoja” y me traían una que no me servía, y yo “no, es un más ancha”, me respondían “no pero si esta le sirve quizás usted a lo mejor no sabe”, me decían, y yo “no si yo sé cual es porque yo la ocupo” y ahí me preguntaban «¿y usted qué hace?», «tallado en madera», y me decían «aaahhh» (sorprendidos, incrédulos) y ¿por qué no me creen? (nos dice Gloria), ¡tendré cara de mentirosa!. Y pasa que ellos creen que una no puede, si un hombre quiere hacer un “trabajo de mujer” también puede. Eso es lo que les digo a las niñas de las escuelas, que porque sean mujeres no quiere decir que solo pueden hacer trabajos de cocina o de canastitos». 

Dentro de tus próximos trabajos ¿qué temáticas te gustaría trabajar?

gloria m 2“Me gustaría comenzar a trabajar en animales nativos, como pajaritos, hacer pudúes. Jajaj me da risa, porque acá me tildan de ecologista, hubo un tiempo que estuve rescatando animales de la playa, una vez rescaté una tortuga, era inspectora del SAG, pero sí me gusta todo lo que es la naturaleza y también rescatar eso como patrimonio.”

 

– – –

En el entorno que rodea a Gloria y a su familia, vemos a unos trescientos metros de la playa (mar adentro), una línea de boyas que una empresa de choritos instaló, según los lugareños: “sin aviso a la comunidad”. Esta empresa se abre paso en la producción acuícola, así como ya lo han intentado varias otras empresas en Detif, sin tener éxito. El impacto visual que se genera en la playa, lugar principal del atractivo turístico del sector provoca sin duda una alteración en el desarrollo local, ya que la dinámica del turismo se ve afectada por el impacto visual y ambiental de las instalaciones de los cultivos de choritos y sus desechos. La Isla Lemuy es una isla que actualmente cuenta con decenas de cultivos de choritos y salmón que se ven a lo largo del borde costero, sin duda, es una amenaza latente para el turismo de la zona y el desarrollo local de las comunidades que habitan este territorio, así como también el desarrollo del Arte Chilote.

 

 

[Artículo] Crisis de la Escucha en la conexión entre personas

Crisis de la Escucha en la conexión entre personas

 

Vicky

María Victoria Venegas Castillo.
Profesora de Historia y Ciencias Sociales.

 

depositphotos_83901774-stock-photo-native-brazilians-girl-smiling-atComo seres humanos tenemos la capacidad de aprender de todo, nuestra vida debiera ser un espacio en el que fuera posible inventarnos a nosotras y nosotros mismos, sin embargo esa posibilidad no la experimentamos, aprendemos lo que debemos aprender para ajustarnos en la sociedad y es difícil entender cómo salir de ese engranaje, ya que es un acomodo que se condiciona desde la primera infancia, desde esa primera vez que negaron la experiencia que nos hizo bien o nos hizo muy mal, o cuando limitaron la atención y el amor a las expectativas de quienes cuidan o con quienes te relacionas. Desde lo académico, en la escuela nos enseñaron a leer, escribir, sumar, restar, y otras disciplinas orientadas a formar piezas de ese mecanismo, generando un sistema educativo que nos adormece, nos aísla, embrutece y determina mediante una metodología tendiente a pasar exámenes o evaluaciones estandarizadas. Sin embargo la educación es mucho más que eso, lo cognitivo es un proceso de conocer que busca  interpretar lo que significa ser un ser humano, y eso no se agota en determinadas instancias, es nuestra vida. Trabajar ese origen interpretativo es el inicio y la fuerza de todos los procesos de transformación porque nos permite reflexionar, nos permite comprender cómo se  genera el proceso de conocer, y trabajar matrices mentales para aprender y desaprender en coherencia con un compromiso ético entre las personas y con todas las formas de vida.

En este camino la comunicación tiene un rol importante, esta  tiene dos facetas, el habla y la escucha. Se cree que la primera es la acción y la segunda un acto pasivo que se confunde con la capacidad biológica de oír, no se problematiza, sin embargo, aunque son parte de un mismo proceso, son fenómenos diferentes. En la familia, la sociedad,  la escuela nos enseñan a hablar, pero no nos enseñan a escuchar. Nuestra principal falencia en el proceso de conocer es el no comprender la completa dimensión del acto comunicativo, mutilando  la escucha que es una dimensión constitutiva del entendimiento que experimentamos individual y socialmente. ¿Por qué es tan importante?, Porque el habla y escucha son acciones con igual capacidad de crear posibilidades con las que nos construimos todos los días y a lo largo de la historia, no nos podemos  separar de estas acciones, sin embargo se prioriza el habla porque se cree que es la acción que crea las condiciones materiales en la que nos desarrollamos, un buen estudiante, dirigenta, dirigente, líder es quien habla, la discusión se desarrolla y se termina cuando ‘se impone la voz de mis argumentos’, pero esta visión es una herida, una imposición de una forma de ser y actuar heredada de una sociedad que vive y ha vivido procesos brutales de colonización y despojo, una sociedad entregada a la voracidad. Me aproximo desde una estrategia tendiente a instalar una visión de las cosas. En ese actuar, ¿hago una reflexión sobre cómo lo que hablo, lo que escucho y mis acciones afectan a otras y otros, o vivimos en una sociedad muy centrada en “imponer la voz de mis argumentos”?.

Cómo trabajar la escucha.

escuchaLa escucha no se genera cuando la comunicación se plantea desde la superioridad, cuando hay una lucha de poder, esta se puede dar en base a una construcción de género, raza, nivel educacional, nivel económico, a diferencias ideológicas o cualquier idea que suponga predominio de una forma de ser sobre otra.

Hablábamos que el escuchar se confundía con la capacidad biológica de oír, esta es parte, pero escuchar es más profundo, incluso tiene un rango de amplitud más grande que recibir información, esto porque el escuchar esconde la complejidad de ser un ser humano. Cada persona es un sistema en comunicación con otros sistemas cerrados que nos construimos mediante la comunicación a través del habla y la escucha. La complejidad radica en que el entendimiento de la interacción es múltiple, ya que se analiza el contexto, las acciones, las intenciones, las posibilidades que se generan, las inquietudes que me genera,  y siempre va a depender del nivel de consciencia de quienes se comunican.

La consciencia siempre se va a generar mediante el entendimiento de hechos interiores, eso es trabajo interno, nadie puede generarlo por ti o entregarlo como quien entrega instrucciones para habilitar una función motora. La escucha se anula cuando se cree que una persona se desarrolla o ha crecido por obra mía, porque yo abrí puertas o entregué conocimiento que liberó la consciencia de otro ser, el primer paso para habilitar la escucha y generar un diálogo interior es una disposición a entender que todas las personas, sin distinción de edad, raza, género, nivel de relación interpersonal o cualquier otra clasificación son capaces, íntegras y soberanas de ir creciendo a su propio ritmo. Como educador, educadora, guía, padre, madre, cuidador, cuidadora u acompañante, compañera o compañero es fundamental el vincularse desde ese respeto, y entregar desde el amor de quien se emociona con ver crecer sin importar al camino que conduzca.

 La escucha también se puede trabajar para quien se atreve o sabe preguntar, y una buena pregunta siempre busca entender sin  una respuesta o idea preconcebida, o con una agenda previa, sino que desde una entrega que me puede transformar, desafía la lógica aislada, el egoísmo de mi punto de vista, de tener la razón y se coloca en el entendimiento con otro ser, o con uno mismo, Humberto Maturana lo llama amor, también se puede llamar empatía, la escucha nos acerca, no nos separa. El explorar también abre posibilidades de entendimiento interior, sobretodo actividades que potencien el arte y la música, el baile y la creación, el deporte, que generen vínculos de reciprocidad, de comprensión diversa de fenómenos que nos afectan. El educador, educadora, madre, padre, cuidador, cuidadora, acompañante pueden abrir esas posibilidades comprendiendo que estas pueden cambiar y no se ajustan a un ideario lineal, sino que al fortalecimiento de la confianza y al descubrimiento de los gustos, talentos y habilidades. Se pueden diseñar conversaciones que trabajen la apertura a  nuevas posibilidades, se pueden crear actividades que trabajen la empatía en salas de clases, en familias, en comunidades, es una acción concreta y necesaria.

El abrir espacios para hablar y escuchar ejercita el habla y la escucha, puede sonar redundante, pero no lo es. Es necesario escuchar a la mujer, al niño, a la niña, a la abuela y al abuelo, a quien quiere sanar, al hombre que está aprendiendo, a quien está entendiendo, a quién quiere preguntar, a quien quiere hablar. Quién quiere aprender a escuchar tiene que escuchar a otras y otros, pero por sobretodo, escucharse a una o uno mismo. Si sanamos ese diálogo interno, este emergerá como manifestación externa de un equilibrio que sanará el acto de comunicar y se podrán crear las condiciones de vida optimas que permitirán el desenvolvimiento en diversos espacios.

La educación es un trabajo de consciencia, y para quien ame educar y aprender la escucha genera una destreza para comunicarse y conectar con otras y otros desde una apertura sincera, desde un vínculo horizontal. La escucha desobedece al condicionamiento, genera pensamiento libre e íntegro, es una herramienta silenciosa y disponible para quien luche por ideales de transformación.

escucha-atenta

« Entradas Anteriores